image host image host image host image host image host

Luis cada vez que ve a su hermana le dan ganas de follársela, se la puede imaginar completamente desnuda, pero una noche sus plegarias fueron escuchadas, su madre no estaba en casa y Jessi estaba lavando los platos, nota que su hermano la está mirando detalladamente, así que cuando se voltea se quita toda la ropa de una vez, le pide que se la meta por cada hoyo de su cuerpo, de inmediato la empieza a besar para que su coño se le coloque muy húmedo, no podía parar de gemir como toda una loca, le pide que le mas duro ya que es en el punto G, luego de que le acabara bien rico en su coño, decide ahora metérselo por el ano, Jessi no dice absolutamente nada, solo quiere que la haga acabar bien rico, mueve sus caderas de una manera fenomenal, sus pezones no paran de botar leche a cada rato, su coño se le contrae y eso que no está siendo penetrado, pudo tener el mejor orgasmo hasta los momentos, su hermano es todo un semental, desde ese día tenían sexo a cada rato, pero solo cada vez que su madre no está en la casa.