image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host image host

Miaka es una dulce jovencita que tiene a su padre a sus pies, este hombre esta perdidamente enamorado de ella y la trata como si fuera su reina, ella al llegar de la calle, lo encontró preparando la cena, él había hecho sopa de crema que tanto a Miaka le gustaba. Él era un perro y no podía resistirse a su amo que era ella, se dirigió a donde ella estaba, le quito los zapatos y calcetines para luego chuparle los pies. Todo comenzó en víspera de navidad, él siempre había sido el ama de casa de su hogar y su esposa era quien trabajaba y pagaba las cuentas, esa noche ella no pudo asistir a la celebración y Miaka se embriago con la champaña, mientras chupaba los pies de su hija sintió que estaba mal lo que hacía, pero la deseaba sexualmente, ella siempre estaba dispuesta a complacer a su padre, con sus pies comenzó a masturbar a su padre, la polla de este hombre estaba hinchada y de ella salía líquido preseminal, él se retorcía de placer, no podía evitar que su pequeña hija hiciera eso, llevaba más de seis meses sin ver a su mujer, desde entonces esa chiquilla trataba a su propio padre como un perro sediento de sexo.