Conocemos muy bien al mundo de las escort como un grupo de chicas -en su mayoría- dedicadas a ser acompañantes de hombres, en gran parte de los casos, para distintos servicios, incluidos los servicios sexuales. Es un tema de suma popularidad en Europa, sobre todo en la región española, con un sin número de opiniones diferentes y controversiales, participando en distintos debates donde las profesionales de este mundo recuerdan a todos que un trabajo sexual no tiene por qué ser esclavista o necesariamente malo.

Este tipo de empleo, por así decirlo, es mejor pagado que la prostitución ejercida en vías públicas, siendo la mayoría de los clientes hombres de altos estándares y profesionales, y que, de 10 hombres, solo 4 son personas solteras.

Sin embargo, esto no dictamina que los clientes sean abusadores sexuales o algún tipo de explotador, de hecho, gran parte de ellos recurren a las chicas escort por pura curiosidad y ganas de explorar o por dificultades de encontrar alguna pareja.

chica en lenceria

Asimismo, en los centenares de debates que se han realizado sobre la prostitución como un trabajo o su tipo de clientela, las personas encierran a este tipo de personas como misóginos apáticos o pervertidos sexuales, siendo este hecho un poco ficticio ya que, aunque sí pueda haber consumidores de esta categoría, no sirve de nada encasillarlos a todos en el mismo saco.

Luego de haber analizado distintos informes y encuestas realizadas en la comunidad de Madrid a distintos clientes que acudían regularmente a burdeles o a chicas escort Madrid, se llegó a la conclusión de que no existe algo como “un putero” típico o un mismo tipo de mujer dedicada a este mundo, afirmando que la mayoría recurría a ellas en lugar de la prostitución callejera debido a la comodidad y confidencialidad. Siendo estas las razones principales que se encuentran de por qué los hombres acuden a la prostitución como un beneficio a sí mismos:

El 47% indicó que disfrutaban mucho más haciendo el amor con personas diferentes; el 40% se ha permitido explorar su propia sexualidad acudiendo a ellas; un 41% comentó que estaban probando cosas nuevas que antes no se atrevían; el 38% comentó que el hecho de no haber lazos emocionales les parecía emocionante; un 21% aseguró que el tener todo en secreto le parecía excitante; el 16% dice que lo hicieron por mera curiosidad y que era un método rápido y fácil, ya que no disponían de tiempo para tener otro tipo de relación, y un 9% dijo que esta es la única manera en la que sienten un verdadero placer y satisfacción sexual.

Teniendo esto en cuenta, el hecho de pertenecer o ser cliente del mundo de las chicas escort, deja tanto en sus comensales como en sus profesionales un poder de placer, aunque por distintos motivos, que los impulsan a continuar. Además de ser un beneficio mutuo, es un trabajo completo que ayuda a sus profesionales.

Category: maduras